Poker y psicología

Todos los jugadores de póquer que se pretenden jugar al póquer con una estrategia. La estrategia es uno de los elementos esenciales del póquer. A pesar de este hecho, muchos jugadores de póquer no consideran este lado humano del juego. 

Comprender lo que sucede dentro de las mentes de nuestros oponentes irracionales es tan importante y desafiante como resolver una fórmula matemática. Tendrás que mirar hacia adentro si quieres ganar en el póquer. 

Tendrá que reconocer que, a veces, sus pensamientos y sentimientos pueden influir en su juego. Comprender y ser cauteloso con la psicología del juego te ayuda de dos maneras: 

  • Puede leer mejor las cartas de su oponente si puede leer sus pensamientos y sentimientos.
  • Una comprensión más profunda y mejor de su personalidad garantiza que esté tocando lo mejor que pueda sin ningún tipo de inclinación.

Tus oponentes van y vienen con la cantidad de juegos que juegas. Pero un jugador se queda para siempre. Ese jugador eres tú. 

Conciencia del yo

Estaría de acuerdo en que las personas más delirantes del planeta son los jugadores de póquer. Les gusta ver flops y no juegan demasiadas manos. Los jugadores de póquer creen que no fueron responsables de subir en el momento equivocado. En cambio, ¡sin duda fue culpa del oponente por no retirarse!

Una racionalización igual y opuesta justifica cada error cometido en la mesa de póquer. Y cuando todo falla, bueno, la mala suerte tiene la culpa.

Correlacionar el ego y la competencia

Se sabe que la competencia saca a relucir el frágil ego de los jugadores de póquer. Pero hay algo acerca de perder el póquer que es simplemente insoportable de manejar. Perder dinero es algo que nadie disfruta. Sin embargo, hay algo más valioso y deseable que el dinero que los jugadores de póquer desprecian perder: el orgullo. 

El póquer tiene sus raíces en el machismo. Es una debilidad terrible admitir que alguien sentado frente a usted puede ser más robusto, más inteligente o simplemente mejor. La mente de un jugador de póquer hará todo lo posible para evitar un pensamiento tan repugnante. 

La confianza es el elemento fundamental de un juego de póquer. Ningún jugador de póquer puede ganar sin confianza. Para resistir los vaivenes del juego, los jugadores de póquer deben tener fe en sí mismos. Pero, ¿cuál es la distinción entre confianza y orgullo arrogante?

Aquí es precisamente donde entra en juego el autoconocimiento. Lo más importante en la mesa de póquer es la capacidad de ser honesto con uno mismo. La honestidad es realmente la mejor política. Por supuesto, este proceso parece más fácil de decir que de hacer.

¿Con qué frecuencia ha visto a los jugadores de póquer admitir que perder fue su culpa? Darse cuenta de la culpa es como echarse jugo de limón en la herida. Es bastante fácil culpar al oponente de una derrota en lugar de pensar que uno no jugó correctamente. 

Ahora es donde interviene la honestidad. La honestidad facilita a los jugadores de póquer el proceso de realización.

Conociendo al oponente

Si quieres jugar un juego a un nivel superior, debes leer a los jugadores que te rodean. Al leer a tu oponente, puedes ponerlo en un rango de manos. Y, al colocar a tu oponente en un rango de manos, puedes tomar una decisión correcta la mayor parte del tiempo.

Cuatro estilos básicos de jugar al póquer

Hay cuatro categorías principales de juego:

  • Estación de llamada o pasiva suelta
  • Estrecho pasivo o rock
  • Loose agresivo (LAG) o maníaco
  • Apretado agresivo (TAG) o tiburón

La mayoría de tus oponentes se pueden agrupar en una de estas categorías. Sin embargo, hay mucho más que etiquetar a tu oponente. Para empezar, debería intentar pensar que estas categorías son cuatro puntos en un espectro. O precisamente, dos espectros. 

Entonces, un espectro contiene jugadores desde los ultra-milquetoast pasivos hasta los jugadores agresivos que arrojan fichas. Y el otro espectro incluye a los jugadores más ajustados en la tierra suelta. Lo primero que debe hacer es averiguar dónde están sus oponentes: de pasivo a agresivo o de apretado a perder.

Los jugadores agresivos generalmente buscan intimidar a sus compañeros. Suelen tener las siguientes características: 

  • Vestirse con colores brillantes
  • Usar un lenguaje duro y directo 
  • Hablando en voz alta
  • Compra de grandes cantidades 
  • Quieres ser el centro de atención

Tales jugadores ponen a sus oponentes en tilt. Por otro lado, los jugadores de póquer pasivo siempre evitan los conflictos. Son sociales pero nunca molestarán a nadie. Los jugadores ajustados, sin embargo, son conservadores y deliberados en todo lo que eligen hacer. 

Los encontrará apilando fichas ordenadamente, vistiéndose moderadamente y hablando poco. Al mismo tiempo, los jugadores flojos son impulsivos, impacientes, descuidados con las fichas y conversadores. 

Sin embargo, debe tener cuidado porque siempre hay excepciones a estas generalizaciones. Así que piense antes de estereotipar a los jugadores en estas categorías.

Jugando en consecuencia

Ahora que tienes una idea decente y buena sobre a quién y a qué te enfrentas, comienzan los verdaderos juegos psicológicos. Esta parte del juego implica un mayor nivel de pensamiento. Por ejemplo, los jugadores de nivel 1 piensan en lo que tienen en la mano. Pero los jugadores de nivel 2 piensan en las cartas de su oponente. 

Un jugador de nivel 3, sin embargo, considera lo que el oponente cree que tiene el jugador de nivel 3. Esta parte puede ser complicada sin saber cómo te está interpretando tu oponente. Así que usa esas tácticas y estrategias psicológicas para descubrir qué podría estar pensando tu oponente.

El juego mental definitivo - Bluff

Un farol puede tener éxito en función de varios factores. Sin embargo, el farol finalmente vive o muere dependiendo del jugador contra el que se oponga. Estas son las situaciones en las que el farol no sobrevivirá: 

  • Si el jugador siente lo que se está cocinando
  • Si el jugador tiene una mano más sustancial de lo que se percibe 
  • Si el jugador tiene mucha confianza por algunas victorias recientes

El protocolo no está engañando a los jugadores débiles. El protocolo correcto es engañar a los jugadores que se sienten vulnerables en ese momento en particular. Mucho fanfarronear depende de las tácticas. Las dos cosas que debe considerar antes de fanfarronear son: posición y tamaños de pila

Sin embargo, fanfarronear es un juego total de psicología. 

Recapitulación

La psicología no puede sustituir las matemáticas utilizadas en el póquer. Sin embargo, la psicología junto con una estrategia de póquer inmejorable sin duda puede agregar una profundidad increíble al juego y a sus bolsillos. Esto crea un golpe sólido que es prácticamente invencible.

Al ser considerado con el lado humano del juego y calcular las probabilidades, ¡los jugadores de póquer pueden tener lo mejor de ambos mundos!

Dejá tu comentario.