Lectura de manos: ¿Cómo poner a tus oponentes en una mano?

Al ser el juego de cartas más emocionante, el póquer puede convertirte en una persona rica en pocos minutos. Puedes asegurarte una olla enorme si eres bueno leyendo a mano. Muchos expertos sugieren poner a los oponentes en una mano. Es una táctica difícil de entender. Parece magia cuando se te ocurre a ti oa otros oponentes. 

¿Qué es poner al oponente en una mano?

Se trata de adivinar correctamente las cartas de tu oponente. Muchas personas incluso creen que se trata de adivinar correctamente dos cartas en su mano. 

Puede poner bastante nervioso al oponente si anuncia las dos cartas que tiene en la mano. Rara vez sucede en un juego de póquer sin límite y tampoco promete una victoria. Sin embargo, es bueno estar rodeado de oponentes poco creativos y jugar con su mente. 

¿Es importante poner un oponente en la mano?

Es una parte crucial de la estrategia ganadora. Quieres conocer a tu oponente y también se trata de revelar su mecanismo de juego. Será mucho más fácil adivinar todos sus movimientos si está familiarizado con sus tendencias de juego. 

Puedes adivinar los movimientos del oponente en varias situaciones. Nunca puedes adivinar su mano si no captas sus tendencias de juego. Es importante identificar el póquer de los oponentes. estilos de juego para impulsar las cosas a tu favor. 

La primera regla para leer la mano del oponente:

Esta regla requiere que usted haga la primera suposición y la cumpla hasta que se demuestre que está equivocado. El oponente objetivo tiene un par grande si paga antes del flop. También podría tener un par pequeño y está dispuesto a hacer un set en el flop. El oponente ciertamente saldrá si eso no sucede. 

En posiciones posteriores, los oponentes pueden preferir lanzarse a la pelea con una variedad de cartas de mano. Ahora, será un poco difícil ponerlos en una mano, pero aún puedes hacerlo. 

No tendrás demasiadas opciones cuando el oponente vaya all-in. Si ninguno de sus oponentes ha apostado:

  • Puedes apostar
  • Puedes comprobar

Si alguien apuesta antes de tu turno:

  • Puedes doblar
  • Puedes llamar
  • Puedes levantar

Supongamos que el oponente hace una apuesta de tamaño estándar, probablemente tenga un par de Ases o nada. Tienes que ponerte en acción y crear algún tipo de hipótesis que no tener nada. 

Casa a la vista:

El paso inicial es adivinar lo que sostiene el oponente. Se conoce como el rango e incluye todas las cartas que tu oponente podría tener cuando inicia la acción. Algunas conjeturas que puedes hacer son:

  • Supongamos que el oponente sube la posición media ciega, probablemente tiene un par de cinco o mejores cartas. El atajo para describir este rango sería 5-5 +, A-9o +, A-8s +, KQ.
  • Probablemente se retire si tiene malas cartas y volverá a subir si sus cartas son buenas. Puede igualar si sus cartas tienen el potencial de vaciar toda su pila con una mano enorme. Tanto tú como el oponente deben tener suficiente sobre la mesa para continuar por un tiempo. Debes evitar las manos de empate a largo plazo si no puedes ganar lo suficiente para cubrir las grandes probabilidades. 
  • Considérelo un escenario demasiado simplificado para asegurarse. Es posible que tu mano no sea muy efectiva contra el oponente. Puede continuar el juego si cree que un farol puede cambiar las cosas a su favor. 
  • Suponga que tiene una mano mediocre, puede creer que puede ganar el bote contra el oponente observado. Las cosas irán a un enfrentamiento si cree que hay un 40% de posibilidades de ganar. Tendrás una mano jugable solo si crees que un farol tiene un 20% de posibilidades de éxito. 

Camine en los zapatos de su oponente:

Ahora, está familiarizado con la primera ley de la lectura manual. Puedes juzgar el rango de las cartas del oponente. Ahora tienes que ponerte en su lugar. Imagínese qué tipo de mano necesitará levantar desde una posición intermedia. 

Qué tipo de cartas necesitas para estar en su posición: tienes que preguntarte qué tipo de manos necesitas para hacer lo que está haciendo el oponente. Puede que tenga cartas similares a las tuyas. Las cosas también pueden ser diferentes porque el oponente puede ser agresivo o relajado. Su estilo de juego puede revelar mucho si se observa con atención. 

¿Qué pasa si el oponente está leyendo tus manos?

Las cosas se vuelven bastante complejas en tal situación. El oponente puede aplicar la misma táctica para leer tu mano. Él debe evaluar la fuerza de tus cartas mientras tú haces lo mismo. 

El oponente evaluará todos tu posición y preguntarse cuál debería ser su rango para realizar ciertos movimientos. Deberías empezar a leer al oponente porque ya te está observando. Rara vez sucederá a menos que se enfrente a algunos de los jugadores de póquer más experimentados. 

Detectar la debilidad del oponente:

Concéntrese en la forma en que su oponente juega las parejas superiores con el pateador superior. Te ayuda a decidir el estilo de un jugador. La mayoría de la gente juega de forma bastante imprudente que otros.  

Ganar contra un oponente imprudente: 

Un oponente imprudente en su mayoría iría all-in en el momento en que obtiene el mejor pateador de pares. Detecta a esos jugadores en el momento en que los encuentres. No te tomará mucho tiempo agarrar todas sus fichas. En el momento en que haces un set en el flop y el oponente hace un par superior, ahora es tuyo. 

Puedes vencer a este oponente con un color o una escalera. No se necesitarán demasiadas manos porque el oponente irá all-in en unos pocos movimientos. 

Aprenda la forma en que su oponente juega proyectos de escalera o color:

Debes observar si tu oponente llega lo más barato posible o se vuelve agresivo. ¿Evalúa a sus oponentes antes de hacer un movimiento o usa outs adicionales para continuar? 

Algunos jugadores de póquer prefieren subir con sus proyectos. Algunos jugadores no suben y el resto depende de los movimientos de los oponentes. Un oponente experimentado evaluará otros outs junto con el número de oponentes restantes. Él calculará cómo estas cosas pueden afectar su probabilidades implícitas

La segunda ley de la lectura manual:

  • Supongamos que el oponente no revela nada, tienes que presumir ciertas cosas sobre él. Estas presunciones deberían ser de corta duración. Tienes que cambiar la percepción con más información que recopiles en el futuro. Tenga en mente las siguientes cosas:
  • Uno o más oponentes han adivinado un poco sobre tu posición en el juego. Están tratando de descubrir qué tan importante es en la mesa. 
  • La mayoría de los oponentes se comportarán como personas con muerte cerebral. Saben que cada movimiento está dirigido a alguien. 
  • Supongamos que los oponentes apuestan en exceso el bote, tienen razones específicas. Algunos podrían apostar en exceso debido al premio ganador. 
  • Tus oponentes también pueden tener una razón para apostar menos. Algunos podrían apostar menos para atraer estaciones de llamada. El oponente puede hacer una apuesta de bloqueo como una alternativa más favorable a pasar. También se hace para igualar una apuesta más cara del oponente. 
  • Un jugador que sube en última posición tiene una mano de dibujo o especulativa. El oponente ciertamente tiene una gran mano inicial si vuelve a subir. Puede hacer cualquier cosa para proteger su mano. 

Detectar jugadores asustados y valientes:

Habrá ambos tipos de jugadores en una mesa de póquer. Algunos oponentes asignarán rangos a tus manos y a las de otros. Por lo tanto, es menos probable que paguen o suban. Tales jugadores hacen tales llamadas solo cuando tienen la mejor mano. 

Simplemente estás detectando las inseguridades de un jugador y no lo estás poniendo en una mano. ¡Puede perder la mayoría de sus fichas si continúa haciéndolo!

Es imposible ganar todas las manos:

No es posible ganar dinero con cada mano. Debes estar preparado para perder y lucir normal. Algunos jugadores son impredecibles y no puedes domesticar a esos monstruos. Rara vez te encuentras con tales jugadores porque la mayoría prefiere jugar con ciertas tácticas.  

Ser realista:

Algunos jugadores de póquer no hacen ningún movimiento sin poner a sus oponentes en una mano. Puede vencerlos atrayéndolos para que jueguen una gama de manos más amplia de lo que se habían preparado. ¡Evita poner a esos oponentes en una mano! No especule sus cartas basándose en unos pocos movimientos. 

Tu adversario no cederá tan fácilmente porque está jugando sin miedo. Por lo tanto, prepárate para el largo plazo si tienes un buen juego de cartas. 

En conclusión:

Poner a un jugador en manos requiere un conjunto de habilidades. Algunos jugadores de póquer lo hacen sin ningún problema porque lo han practicado durante muchos años. Los novatos necesitan algo de tiempo para comprender y practicar cada movimiento. 

Está bien ser un novato, pero sigue practicando. Prueba el póquer en línea porque aquí podrás enganchar fácilmente a jugadores sin experiencia. Puede encontrar fácilmente diferentes tipos de oponentes para poner a prueba sus habilidades y perfeccionar esas habilidades.

Dejá tu comentario.