Poker y los niveles de pensamiento

Un juego de póquer puede ser muy intrigante para los jugadores y la audiencia. El juego no se trata solo de las cartas, sino también de los jugadores en la mesa. Al igual que las cartas, hay diferentes jugadores con los que uno se encuentra. 

Los aficionados se centran en las cartas repartidas. Los ases y los reyes les animan, y las parejas que no llevan el traje les dan ganas de retirarse. Estos jugadores suben las manos grandes y se retiran las débiles. Por lo tanto, juegan con lo que llamamos una estrategia dependiente de las cartas.

Los jugadores experimentados no solo piensan en su mano, sino que también consideran la mano de sus oponentes. A esta consideración la llamamos pensamiento de segundo nivel. Algunos jugadores también piensan en lo que sus oponentes creen que tienen. Esto se conoce como pensamiento de tercer nivel.

Es seguro decir que la toma de decisiones en el póquer no puede suceder mirando solo sus cartas. Hay muchos niveles en los que un jugador experto piensa mientras realiza un movimiento. Desplegámoslos.

Niveles para pensar

Una buena mano no significa necesariamente una buena victoria. Un mejor jugador con cartas mediocres puede ser más astuto que una gran mano. Hay que mirar más allá de las cartas y pensar en la situación y en otros jugadores para hacer una buena jugada. Esto solo se hace cuando un jugador piensa en niveles más profundos. Estos son estos niveles. 

Nivel A1

Es el nivel más básico. Aquí, los jugadores solo piensan en las cartas que se les reparten y toman decisiones basadas en sus cartas. Esperan su turno y hacen un movimiento audaz solo cuando las cartas les favorecen. De lo contrario, es un doblez o un pase. 

Nivel A2

Este nivel responde principalmente a la pregunta, '¿qué cartas tienen mis oponentes?' Los jugadores consideran las manos de sus oponentes y dejan que ese sea el factor decisivo de su próximo movimiento. Aumentan la apuesta si sienten que sus oponentes tienen cartas más débiles. 

Nivel A3

En este nivel, los jugadores piensan en lo que el oponente cree que tienen los jugadores. No se trata de las cartas que se reparten. Se trata más de leer lo que piensa el oponente y aprovechar lo mismo para hacer un movimiento inteligente.  

Nivel A4

En este nivel, un jugador ya sabe que el oponente los está leyendo. El factor decisivo aquí es la lectura del oponente. El jugador responde a la pregunta, '¿Qué siente el oponente sobre lo que pienso sobre sus cartas?' La respuesta a esta pregunta permite al jugador hacer un movimiento.

Seguido de esto viene el 5th nivel, y luego 6thy puede seguir y seguir. El pensamiento se profundiza y el nivel aumenta. Solo hay unos pocos jugadores que son capaces de pensar profundamente en el póquer.

Cuanto más profundo piensa un jugador, más hábil es el jugador. Solo unos pocos pueden dominar esta habilidad. Estos jugadores también pueden distinguir si sus oponentes son capaces de pensar profundamente o no. 

Estrategias de la manera correcta

La mera capacidad de pensar en un nivel más profundo no es suficiente para ganar el juego. Ejecutar la estrategia correcta en el momento adecuado le ayuda a cruzar la línea de meta. Se necesita un jugador habilidoso para reconocer el nivel de pensamiento del oponente.

Supongamos que ha reconocido a un oponente que juega con la estrategia dependiente de las cartas. 

Cada vez que tu oponente suba la apuesta, sabrás que existe la posibilidad de que tenga ases, reyes o AK. Por lo tanto, si tiene cartas mediocres, se retirará y se salvará.

Si está seguro de que su oponente tiene cartas más débiles, puede apostar o subir. La pelota entra en su campo si su oponente dobla las cartas débiles mientras apuesta. 

Jugando en el nivel tres

En el primer nivel, juegas con las fortalezas y debilidades de tus cartas. En el segundo nivel, consideras lo que tiene tu oponente. En el tercer nivel, no consideras las cartas, pero consideras a tu oponente.

El tercer nivel se trata de determinar qué piensa el oponente sobre tu mano. La mayoría de los jugadores conocen esta estrategia pero no pueden ejecutarla. Bueno, se necesita un jugador habilidoso para conocer a un jugador habilidoso.

Si sabes que tus oponentes te están leyendo, el truco es sacarlos de su juego. Todo lo que tienes que hacer es convencerlos de que tus cartas son diferentes de lo que son en realidad. Entonces, para decirlo en términos más simples, juegas exactamente lo contrario de cómo ellos esperan que juegues.

Suponga que puede convencer a su oponente de que tiene cartas horribles, pero en realidad, tiene una gran mano. Esta maniobra hará que tu oponente apueste más y, cuando sea el momento adecuado, podrás mostrar tus cartas y llevarte el dinero a casa. 

Estos niveles de pensamiento no son del agrado de todos. No todo el mundo puede pensar un nivel por delante de sus oponentes. Si su oponente está un paso adelante, es muy probable que las tornas cambien y usted podría perder. 

Recapitulación

Leer sobre estas estrategias es algo fácil, pero implementarlas es un juego de pelota completamente diferente. Puede ser complicado, especialmente si eres nuevo. 

Algunas cosas que puedes tener en cuenta para mejorar tu juego 

  • No juegue de manera predecible tomando decisiones basadas solo en sus cartas.
  • Piensa en un nivel más profundo que tu oponente.
  • No uses el mismo truco cada vez.
  • Tómese su tiempo para pensar y dar el siguiente paso.

Algunos jugadores perderán intencionalmente algunas rondas para evitar ser el centro de atención. Cada jugador será diferente y decodificarlos requiere tiempo y paciencia. Cada ronda también tendrá un impacto diferente.

Perder rondas no significa que el póquer no sea el juego para ti. No todo el mundo puede tener cara de póquer. Si puedes descubrir cómo juega tu oponente, darás un paso más hacia la victoria. Leer que tu oponente te está leyendo es una gran ventaja que la mayoría de los principiantes no tienen. 

Recuerde lo que dijo Harvey Specter: "¡No juegue con las probabilidades, juegue al hombre!" 

Dejá tu comentario.